Toggle sidebar

Preguntas frecuentes sobre el préstamo mercantil

1. ¿Qué es un préstamo mercantil?

 

Un préstamo mercantil es un contrato a través del cual una persona cede dinero, valores u otros bienes a otra, a cambio de la devolución al término del contrato de otro tanto de la misma especie y calidad.

 

2. ¿En qué se diferencia un préstamo mercantil de uno civil?

 

Las notas diferenciadoras para que un préstamo adquiera la naturaleza mercantil son:


- Uno de los dos contratantes debe ser comerciante, y


- Las cosas objeto de préstamo deben estar destinadas a realizar algún acto de comercio.


No obstante, existen algunos préstamos que son siempre mercantiles aunque no cumplan los requisitos anteriores. Así sucede con los créditos con garantía de valores cotizables, o los préstamos concedidos por entidades de crédito.


3. ¿Quién puede ser prestamista mercantil?

 

Pueden prestar dinero, valores u otros bienes fungibles a otra persona:


- Cualquier persona siempre que preste a un comerciante


- Una empresa


- Una entidad de crédito o banco de inversión los cuales deben inscribirse en el Registro Central del Banco de España para ser prestatarios.


En todos estos casos es necesario que las cosas prestadas se destinen a actos de comercio.


4. ¿Las partes son completamente libres de pactar lo que deseen?

 

El contrato de préstamo mercantil se define por la mayor parte de la doctrina y la jurisprudencia como un contrato real, es decir, que se perfecciona desde que la cosa objeto del mismo se pone a disposición del prestatario.

 

Sin embargo, esta concepción se contrapone con la práctica económica actual en la que las partes entienden que el contrato se perfecciona en el momento del consentimiento. La realidad de los negocios está cambiando el préstamo mercantil a un contrato consensual.

 

De este carácter consensual surge el principio de la autonomía de la voluntad a partir del cual las obligaciones de las partes nacen en el contrato. El papel de la ley es subsidiario.

 

Por lo tanto cabe afirmar que las partes son libres de estipular lo que quieran a no ser que contravenga la ley, las costumbres o la buena fe. A modo de ejemplo, los intereses considerados usurarios por ser notablemente superior al ordinario del dinero, por establecerse a favor del acreedor, o por otras circunstancias, hacen nulo el contrato de préstamo.

 

Además la ley regula los efectos del incumplimiento. Por ejemplo, los intereses moratorios son automáticos, se empiezan a devengar desde que pasado el día del vencimiento el prestatario no paga. Sin embargo, si el prestamista no los reclama, no los cobrará en virtud de la ley.

 

5. ¿Por qué se piden los préstamos mercantiles?

 

Normalmente los empresarios piden este tipo de préstamos para financiar un desembolso importante de capital que puede estar motivado por la adquisición de nuevas oficinas, vehículos, reformas, equipos informáticos…


Además puede ocurrir que una persona física decida realizar algún acto de comercio como puede ser la venta de objetos artesanales, la consultoría, o cualquier actividad comercial. Entonces también esta podrá solicitar un préstamo mercantil cuyo destino será el desarrollo de su nuevo negocio.

 

6. ¿Qué clases de préstamo mercantil existen?

 

Existen tres tipos de préstamos mercantiles:

 

i) Según la naturaleza de la cosa dada en préstamo:


(1) Préstamo de dinero


(2) Préstamo de títulos o valores


(3) Préstamo en especie (mercaderías principalmente)


ii) Según la duración del préstamo:


(1) Préstamo por tiempo determinado: el estipulado en el contrato


(2) Préstamo por tiempo indeterminado: 30 días desde que se realiza una notificación formal


iii) Según su onerosidad:


(1) Préstamo gratuito: no se pagan intereses. Muy escaso en la práctica


(2) Préstamo oneroso: se pagan intereses. Supuesto más habitual


iv) Según su garantía:


(1) Préstamos sin garantía especial


(2) Préstamos garantizados. Normalmente las entidades de crédito exigen garantía.

 

7. ¿Cuánto dinero puedo pedir prestado?

 

En principio, el nominal del préstamo será el convenido entre las partes teniendo en cuenta las necesidades de la actividad a la que se destinará el dinero y la solvencia del prestatario.

 

A este efecto, las entidades de crédito analizan siempre la capacidad devolutiva de sus clientes y exigen la constitución de garantías para el caso de que no le devuelvan el préstamo.

 

8. ¿Es mejor negociar un tipo de interés fijo o uno variable?

 

Depende de las necesidades de cada persona y de la evolución del índice de referencia en cada momento.

 

El tipo de interés fijo tiene la ventaja de prevenir al prestamista frente a grandes fluctuaciones en los tipos; sin embargo, es más elevado que el tipo de interés variable inicial.


El tipo de interés variable varía a lo largo del tiempo. Sus cuotas se actualizan cada cierto tiempo conforme a un índice de referencia, que suele ser el Euribor, y a un diferencial.

 

El tipo de interés variable conviene si el Euribor tiene una tendencia decreciente y el tipo fijo en caso contrario.

 

9. ¿Puedo devolver el préstamo anticipadamente?

 

Dado que la práctica totalidad de los préstamos mercantiles son onerosos, es decir, producen intereses, pagar anticipadamente se traduce en ahorro para el prestatario.

 

Pues bien, el prestatario solo puede pagar antes del vencimiento del contrato si es consumidor. En caso contrario, el prestamista no está obligado a recibir el pago antes de tiempo y en el momento de la entrega puede expresar su reserva de la obligación de cobro de los intereses desde ese momento hasta el vencimiento de la obligación.

 

Pero si el prestatario es un consumidor, el prestamista está obligado a recibir el cobro con la única contraprestación de la cantidad expresada en el contrato en dicho concepto. Si no se especificó nada, se entiende que el prestatario no tiene derecho a contraprestación.

 

10. ¿La publicidad es vinculante?

 

La publicidad de las entidades de crédito y otras empresas que ofrezcan servicios crediticios o la mera intermediación para la celebración de un contrato de crédito, vincula a estas sociedades en los contratos que celebren con consumidores o usuarios.

 

Lo anterior significa que si un banco ofrece un préstamo a una TAE del 3% y en el contrato facilitado al consumidor figura una TAE del 4%, éste puede exigir al banco que se le aplique la TAE ofrecido en la publicidad que se considera como una promesa de compra.

 

Todos los bancos crediticios regulados por el Banco de España tienen el deber de publicar su TAE y la forma de calcularlo en su publicidad de préstamos e instrumentos de ahorro.

 

11. ¿Cuál es el plazo o momento de término del contrato?

 

El momento en que las obligaciones de ambas partes son exigibles es el prefijado en el contrato. Si no se ha pactado plazo o el contrato es por tiempo indeterminado se entiende que las obligaciones devienen exigibles a partir de los 30 días siguientes al requerimiento notarial que el prestamista debe hacer al prestatario.

 

12. ¿Cómo se calculan las cuotas mensuales?

 

Depende de cada préstamo pero normalmente las cuotas mensuales son fijas incluyendo parte de nominal y parte de intereses. El nominal mensual se calcula conforme a unas tablas de amortización y a lo largo del crédito incrementa la parte de capital y disminuye la de intereses dentro de las cuotas.

 

El interés aplicado no se trata de una tasa plana sino de la TAE que incluye todos los gastos a satisfacer por el prestatario.

 

Si el tipo de interés es fijo será un porcentaje del capital, y si es variable, se establecerán unas fechas de actualización del mismo conforme al Euribor.

 

13. ¿Puedo cambiar las fechas de pago de las cuotas mensuales?

 

Este cambio podría ser negociado con el prestamista. Sin embargo, supone un gran trabajo administrativo ya que sería necesario cambiar las tablas de amortización del préstamo.

 

En caso de imposibilidad de pagar una cuota sería mejor tratar de buscar una solución puntual para ese momento que cambiar los plazos de todas las cuotas.

 

14. ¿Qué son los préstamos con garantía de valores cotizables?

 

Son aquellos préstamos mercantiles en los que el cumplimiento de las obligaciones está garantizado con una prenda sobre valores mobiliarios admitidos a cotización en Bolsa u otro mercado secundario oficial.

 

Este tipo de préstamos siempre es mercantil, aunque para ello debe estar formalizado en escritura pública. Además en la escritura del contrato deberán expresarse los datos y circunstancias necesarias para la adecuada identificación de los valores.


Las ventajas de este tipo de préstamos son que el acreedor, una vez vencido el plazo de cumplimiento y sin necesidad de requerir al deudor, puede enajenar los valores en el mercado secundario donde coticen y cobrar su crédito con el dinero obtenido.

 

Por otro lado, el resto de acreedores ordinarios del deudor no pueden cobrar sus créditos con cargo a los valores de que venimos hablando, aunque su crédito sea previo al del acreedor pignoraticio, hasta que éste haya cobrado.

 

15. ¿Qué es el pacto de anatocismo?

 

El pacto de anatocismo es aquel a través del cual se capitalizan los intereses de un préstamo de manera que, al constituir un incremento del nominal, generan nuevos intereses.

 

Este pacto, de naturaleza consensual, está previsto en el Código de Comercio español como una solución a la fórmula de que “los intereses vencidos y no pagados no generarán nuevos intereses”.

 

El pacto de anatocismo trata de proteger al prestamista frente al incentivo del deudor de no atender al plazo del pago de intereses. No importa cuánto tarde el deudor en pagar los intereses debidos por el préstamo porque la cantidad debida no aumentará a causa de mora.

 

16. ¿Cuál es el contenido normal de un contrato de préstamo mercantil?

 

El contrato de préstamo mercantil puede contener las especificaciones que las partes acuerden. No obstante, a modo de ejemplo, es contenido básico y normal del mismo es:

 

i) Indicación de la fecha y el lugar de perfección


ii) Identificación de las partes bajo la rúbrica “REUNIDOS”. En esta parte cada contratante debe expresar su nombre completo, DNI, domicilio a efectos de notificaciones, declarar su mayoría de edad y nacionalidad española, y si actúa en nombre propio o de una sociedad. En este último caso debe proporcionar también el C.I.F. de la sociedad junto con su domicilio social y su poder de representación.


iii) Reconocimiento de plena capacidad jurídica para contratar de ambas partes


iv) Enunciación del contrato bajo la rúbrica “EXPONEN”. En este apartado se enuncia que ambas partes han convenido realizar un contrato de préstamo mercantil a través del cual el prestamista se obliga a entregar una cantidad (que deberán especificar en esta parte) al prestatario.


v) Enunciación de las cláusulas por las que se rige dicho contrato bajo la rúbrica “CLÁUSULAS”. Estas suelen ser:


(1) Objeto del contrato: el dinero, valores u otros bienes fungibles que el prestamista entrega al prestatario y que éste se compromete a devolver.


(2) Interés del préstamo: se indica que el préstamo devenga un interés anual especificándose su tipo concreto o, lo que es más común, se acuerda ajustarse al interés legal del dinero publicado anualmente por la Ley de Presupuestos Generales del Estado. En este apartado se debe precisar también la fecha a partir de la cual empezará a devengarse tal interés.


(3) Forma de pago de intereses y amortización de capital: normalmente se establece un plazo de devolución del capital expresándose la libertad del prestatario de la forma de reembolso (a plazos o en un solo pago), si bien siempre dentro del plazo previsto. En cuanto a los intereses, se ofrecen dos alternativas al prestatario: abonarlos por años vencidos o junto con los desembolsos de capital.


(4) Intereses de demora: si en la fecha de vencimiento del contrato especificada en el apartado (3) el prestatario no liquidado sus obligaciones de pago, se le impondrá un interés determinado (deben expresar el porcentaje exacto).


(5) Gastos del contrato: normalmente los contratos indican que el prestatario quedará obligado a abonar los impuestos, corretajes y gastos judiciales o extrajudiciales derivados de la formalización del negocio jurídico.


(6) Legislación aplicable: el contrato de préstamo mercantil se regirá por todo lo acordado por las partes en el presente documento y, para todo aquello en que no se diga nada, por el Código de Comercio español y cualquiera otras disposiciones normativas que resulten de aplicación.


(7) Jurisdicción competente: en este apartado las partes pueden someterse expresamente a los tribunales de un determinado lugar a pesar de que legalmente el fuero competente sería otro diferente.


vi) Firma de las partes contratantes

 

17. ¿Cuál es el contenido obligatorio del contrato de préstamo mercantil?

 

Cada contrato de préstamo mercantil particular se rige por las disposiciones acordadas en cada caso por las partes contratantes.

 

Las partes pueden prever o no el plazo de vencimiento, los intereses, los intereses moratorios, la posibilidad de pago anticipado… y en los casos en que no prevean alguna de estas circunstancias, la ley completa estas deficiencias de forma subsidiaria. De manera que si no se ha especificado plazo de vencimiento del contrato, el Código de Comercio establece que éste vencerá 30 días desde que el prestamista ha requerido notarialmente el pago al prestatario; o si no se ha especificado el tipo de interés, el Código entiende que el contrato se sujeta al tipo legal del dinero; o si no se han especificado intereses moratorios, se entiende que no existen; o si el contrato omite pronunciarse sobre el pago anticipado, se entiende que no es posible.

 

Sin embargo, existen unas nociones que son imprescindibles para la validez del contrato. Estas son:


a. La identificación de las partes y la capacidad de representación de las personas físicas con autorización para actuar en nombre de personas jurídicas.


b. La capacidad jurídica para contratar de las partes.


c. El objeto del contrato. No puede faltar la especificación de que se presta algo para la posterior devolución de otra cosa de la misma especie y calidad. Es imprescindible también indicar todas las características distintivas y esenciales para identificar el bien objeto del contrato.


d. Fecha de otorgamiento del contrato ya que es a partir de la cual se empezarán a contar la mayoría de los plazos.


e. Firma de ambas partes contratantes.

Das könnte Sie auch interessieren:
Comprar una casa
Derecho de opción
Preguntas frecuentes sobre el Contrato de Hipoteca
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de suministro
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de agencia