Toggle sidebar

Preguntas frecuentes sobre el contrato de suministro

.

 

1.) ¿Qué es un contrato de suministro?

 

El contrato de suministro es un tipo de contrato cuya finalidad es la de garantizar una continuidad o periodicidad de prestaciones para cubrir unas necesidades que son estables a lo largo del tiempo. Por ello, este tipo de contrato produce unas obligaciones jurídicas que también van a ser duraderas o prolongadas. La diferencia de este contrato con otros tipos de contratos – como la compraventa mercantil – radica en que asegura que el objeto que la empresa necesita le va a ser suministrado de forma estable, duradera o periódica, sin rupturas o discontinuidades con respecto a lo previamente pactado con el suministrador en el contrato.

 

 

2.) ¿Por qué el contrato de suministro es un contrato mercantil y no un contrato civil?

 

Una parte de la doctrina opina que son, precisamente, las características de duración, continuidad o periodicidad propias del contrato de suministro las que hacen que este sea un contrato mercantil y no civil. Y esto porque son principalmente empresas las que, en tanto suministradas, tienen unas necesidades propias de su actividad mercantil que necesitan satisfacer con exactitud y puntualidad. La organización empresarial moderna requiere, además, conocer de antemano el precio de las mercancías y el momento preciso en el que va a disponer de ellas.

 

Para otro sector de la doctrina, el suministro puede ser tanto un contrato civil como mercantil. Sólo será considerado un contrato mercantil cuando, de forma similar a lo establecido en el artículo 325 del Código de Comercio, el suministrado adquiera las cosas para revenderlas posteriormente, obteniendo un beneficio (lucro) con tal operación. De no ser así, facilitando el suministro bienes para el consumo propio del suministrado, entonces la naturaleza del suministro es de contrato civil. Todavía un contrato con semejantes características podría ser clasificado como mercantil si pertenece al conjunto de contratos que le son propios a la empresa para desarrollar su actividad de forma regular.

 

  El contrato de suministro es un tipo de contrato cuya finalidad es la de garantizar una continuidad o periodicidad de prestaciones para cubrir unas necesidades que son estables a lo largo del tiempo.

 

 

3.) ¿Cuál es el contenido de un contrato de suministro?

 

El contrato de suministro garantiza una continuidad o periodicidad de prestaciones para cubrir unas necesidades estables a lo largo del tiempo. Se asegura así que el objeto que la empresa necesita va a ser suministrado de forma estable, duradera o periódica, sin rupturas o discontinuidades con respecto a lo previamente pactado en el contrato. Estos bienes u objetos del contrato de suministro pueden ser cosas o bienes muebles, pero también fluidos como el agua, gas, o energías como la electricidad, puesto que normalmente las empresas necesitan de todas ellas para llevar a cabo su actividad.

 

¿Qué debe entonces determinarse en el contrato?:

 

 - Por un lado, la cantidad y la calidad de las cosas que se van a suministrar. Esto depende tanto de las necesidades del suministrado como de las posibilidades del suministrador;

 - El modo, frecuencia o plazos en los que van a realizarse las entregas. No se entiende aquí sólo cada cuanto tiempo se entregan las mercancías, si no también cómo van a llegar estas al suministrado;

 - El precio: su carácter fijo o variable, y la forma de pago, frecuentemente fraccionado en períodos temporales establecidos (como un mes);

 - La duración del contrato, que incluso puede llegar a ser indefinida si no se pacta lo contrario.

 

 

4.) ¿Cómo se extingue el contrato de suministro?

 

Al igual que el resto de contratos, la extinción del contrato de suministro depende en parte de lo pactado por las partes en el mismo. Por ejemplo, con respecto a la duración del contrato, puede incluso llegar a pactarse que esta sea indefinida. En este caso, y de cara a la posible extinción del contrato, es importante establecer también un plazo de preaviso para que el contratante que no rompe el contrato pueda adoptar con tiempo suficiente las medidas que considere oportunas.

 

En todo caso, la extinción del contrato se producirá fundamentalmente por las siguientes causas:

 

 - En caso de haberse establecido, por transcurso del tiempo pactado;

 - Si se pactó la duración indefinida del contrato, por renuncia o resolución del mismo;

 - En caso de incumplimiento de las obligaciones de las partes, podrá extinguirse el contrato por resolución, en la forma y con los límites que impone la buena fe contractual.

 

Además del plazo de preaviso, en todos los supuestos anteriores es conveniente establecer las consecuencias de un posible incumplimiento y las responsabilidades que tendrían los contratantes en dicho caso.

Das könnte Sie auch interessieren:
Comprar una casa
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de suministro
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de agencia
Preguntas frecuentes sobre el contrato de agencia
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de franquicia