Toggle sidebar

Preguntas frecuentes sobre el contrato de agencia

.

 

1.) ¿Dónde se regula la agencia? ¿Por qué es importante?

 

Durante bastante tiempo, el contrato de agencia era un contrato atípico puesto que carecía de regulación excepto en algunos sectores concretos en los que existían normas sobre algunos tipos de agencia. Ya entonces, pese a ser un contrato sin regulación, la agencia era una figura muy utilizada y conocida en la práctica. Para rellenar posibles lagunas legales podía acudirse a lo establecido por las partes (voluntad en la contratación) o al contrato de comisión, pero pronto se vio que esta regulación era insuficiente y poco adecuada a las circunstancias propias de la agencia.

 

Para poner fin a esta situación de vacío legal se promulgó la Ley de Agencia de 27 de mayo de 1992, regulando un importante sector del Derecho Mercantil. Otras razones para la publicación de esta Ley fueron la necesidad de diferenciar al agente de otras figuras similares y la necesidad de adaptar nuestro ordenamiento jurídico al comunitario, mediante un régimen jurídico completo del contrato de agencia que va a regular todos sus aspectos.

 

Este régimen jurídico se aplica no sólo a los agentes comerciales, encargados de negociar la venta o compra de mercancías, sino a todos aquellos que se dedican a la promoción y realización por cuenta ajena de cualquier contrato mercantil cuyo objeto sean bienes o servicios. Por tanto, la Ley de Agencia es de aplicación a cualquier modalidad de contrato de agencia, con independencia de su denominación, salvo que otra Ley sea expresamente aplicable (artículo 3.1). Esto significa que, en el caso de que alguna modalidad del contrato de agencia tenga una normativa específica, esta será de aplicación antes que la propia Ley de Agencia; por ejemplo, agentes de seguros o agentes de entidades de crédito.

 

Por otra parte, hay que destacar que la Ley de Agencia tiene carácter obligatorio, y se aplica a menos que en la propia Ley no se disponga lo contrario. Esto ha sido criticado puesto que la Ley es rígida y la legislación comunitaria prevé que sólo debería aplicarse en tanto en cuanto fuese favorable para los agentes. Pese a todo, hay que tener en cuenta que todavía tiene mucho peso la voluntad de las partes en la configuración del contrato de agencia, como en aspectos como la duración o la extinción del contrato.

 

 

2.) ¿Qué es un contrato de agencia?

 

El artículo 1 de la Ley de Agencia define al contrato de agencia como aquel contrato en el que una persona física o jurídica, denominada agente, se obliga frente a otra (el principal) de manera continuada o estable y a cambio de una remuneración a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajeno como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo y ventura de tales operaciones.

 

El contrato de agencia puede entenderse mejor dentro del marco más amplio de los contratos de distribución comercial, puesto que, en general, la colaboración que prestan los agentes dentro del contrato de agencia está orientada hacia la distribución de los productos o servicios del empresario por cuya cuenta actúa el agente. El agente se entiende entonces como un intermediario entre el productor y el consumidor, además de que mediante el contrato de agencia se produce una coordinación entre productor y agente, que viene a integrarse en cierta medida en la organización empresarial del principal, sin que se menoscabe su independencia.

 

Actualmente, el contrato de agencia se utiliza también para integrar lagunas de aquellos contratos que no tienen una regulación legal propia, como el contrato de concesión o el contrato de franquicia, al ser estos tipos de contratos que se encuadran dentro de la distribución comercial.

 

 

3.) ¿Cuáles son las características del contrato de agencia?

 

El contrato de agencia presenta las siguientes características:


 - Duración o carácter permanente – también conocido como tracto sucesivo – porque origina una duración jurídica duradera entre las partes contratantes. Como indica el artículo 1 de la Ley de Agencia, el agente se obliga frente al empresario principal de una manera continuada y estable, aunque se pueda pactar que el contrato tenga una duración determinada. Esta característica es importante, porque permite distinguir al contrato de agencia de otras figuras similares como el contrato de comisión, o el contrato de mediación o corretaje.

 

 - Independencia del agente, lo que significa que debe permitirse que el agente organice su actividad profesional de acuerdo o conforme a sus propios criterios, manteniendo cierta independencia respecto del empresario principal, aunque en la práctica no siempre es fácil delimitar los casos. Este carácter independiente se establece en la propia Ley de Agencia (artículo 2), que indica que no se considerarán agentes los representantes y viajantes del comercio dependientes, si están vinculados por una relación laboral con el empresario por cuya cuenta actúan. Se presumirá que existe dependencia del empresario cuando, quien se dedique a promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena no pueda organizar su actividad profesional ni el tiempo dedicado a la misma según sus propios criterios. El agente actúa bajo las instrucciones del empresario, pero en el desarrollo de sus funciones como agente mantiene su independencia.

 

 - Por regla general y salvo pacto en contrario, el agente no asume el riesgo y ventura de las operaciones que promueva o contrate por cuenta ajena. Esto distingue al contrato de agencia del contrato de concesión, puesto que en este último el concesionario contrata con terceros en nombre y por cuenta propios, de forma que opera bajo su propio riesgo y asume las consecuencias que se deriven de sus actos.

 

 - El agente podrá actuar por cuenta y en nombre de uno o de varios empresarios, entendiéndose que podrá actuar para varios siempre que no exista un pacto de exclusiva a favor de uno de los empresarios.


 - Se trata de un contrato bilateral, celebrado entre principal y agente, y oneroso, ya que la actividad del agente deberá ser remunerada, normalmente a través de una comisión.

 

 - Es un contrato consensual que se entiende celebrado por el mero consentimiento de las partes. La Ley no exige una forma determinada para su validez y eficacia, pero deberá formalizarse por escrito si cualquiera de las partes lo exige.

 

 

4.) ¿Qué diferencias existen entre la agencia y otros tipos de contrato similares (mediación o corretaje)?

 

La agencia puede diferenciarse de otros contratos cercanos en base a una serie de características:


 - En relación con el resultado que, una vez producido, da derecho a que el colaborador cobre la retribución pactada en el contrato, en el contrato de agencia dicho resultado consiste en la celebración del contrato o del negocio correspondiente, siendo además necesario que el tercero cumpla dicho contrato. En la comisión, el resultado es la celebración del negocio jurídico de ejecución de la comisión, mientras que en la mediación se busca la aproximación de las partes por parte del mediador para que celebren el contrato con independencia de que este se ejecute posteriormente o no.

 

 - En relación con la duración, la comisión y la mediación son contratos instantáneos, y no duraderos. Por el contrario, la agencia es un contrato sucesivo, que se concreta en una colaboración prolongada en el tiempo. Otra diferencia respecto a la duración es que tanto la comisión como la mediación son revocables libremente, mientras que en la agencia sólo cabe la resolución unilateral del contrato cuando este sea de duración indefinida y se respete un determinado plazo de preaviso y la buena fe.

 

 - En relación con la representación, en la agencia siempre existe representación, que por lo general es directa. En la comisión, esta representación puede ser directa o indirecta. En el contrato de mediación no existe representación del mediador puesto que el mediador no celebra propiamente contratos sino que se limita a aproximar y acercar a las partes para que sean estas quienes los celebren.

 

 - En relación con la parcialidad, tanto el comisionista como el agente actúan siempre en defensa de los intereses de su empresario; por lo tanto, no son imparciales. Sin embargo, en la mediación no tiene por qué darse esta parcialidad, pudiendo el mediador ser parcial o imparcial.

 

 

5.) ¿Qué causas provocan la extinción del contrato de agencia?

 

La principal causa de extinción de este contrato es el transcurso del tiempo; esto es, el cumplimiento del término o plazo pactado, en el caso de haberse establecido. Si no se ha fijado un plazo, se entiende que el contracto se celebra por tiempo indefinido. Además de por pacto expreso, se entiende que el contrato dura indefinidamente si no se establece ningún plazo o si, habiéndose pactado un plazo determinado, cumplido el mismo las partes siguen ejecutando el contrato. Por su parte, un contrato de agencia con duración definida puede extinguirse por denuncia unilateral de cualquiera de las partes mediante preaviso por escrito a la otra parte. Este plazo de preaviso será de 1 mes por cada año de vigencia del contrato, hasta llegar a un máximo de 6 meses.

 

Además, el artículo 26 de la Ley de Agencia establece una serie de supuestos que darán lugar a la extinción del contrato de agencia – tanto si es por tiempo determinado o por tiempo indefinido – que podrán ser invocadas por cualquiera de las partes en todo momento, sin necesidad de preaviso. Son los siguientes:


 -Incumplimiento por la otra parte de alguna de las obligaciones legales o contractuales.


 -Cuando la otra parte hubiera sido declarada en quiebra o hubiera sido admitida a trámite su solicitud de suspensión de pagos, en estos casos se producirá la extinción del contrato en el momento de recepción por la otra parte de la notificación escrita en la que conste la voluntad de extinguir el contrato y la causa de extinción.


 -La muerte o declaración de fallecimiento del agente. Por el contrario, la muerte del empresario principal no es causa de extinción del contrato, si bien sus sucesores o herederos podrán extinguirlo respetando el preaviso oportuno.


 -La disolución de la sociedad cuando el agente sea empresario social.

 

 

6.) ¿Qué derechos de indemnización existen a la extinción del contrato de agencia?

 

Una vez que el contrato se ha extinguido, la Ley de Agencia prevé unos derechos de indemnización a favor del agente. Estas indemnizaciones pueden ser de dos tipos, siendo ambas compatibles entre sí:


 - Indemnización por clientela, regulada en el artículo 28 de la Ley de Agencia y que requiere de los siguientes requisitos para ser concedida:

 - La causa de extinción ha de ser el transcurso del tiempo, bien porque el contrato se firmó por un tiempo determinado y este llegó a su fin o bien porque se pactó la duración indefinida y el contrato se denunció unilateralmente. También cabe por fallecimiento del agente.

 - El agente debió haber aportado nuevos clientes al empresario o haber incrementado sensiblemente las operaciones con la clientela preexistente.

 - Extinguido el contrato, la actuación del agente debe seguir produciendo ventajas sustanciales al empresario.

 - La indemnización debe concurrir y ser procedente por las comisiones perdidas por el agente o por otras circunstancias que concurran en cada caso.


Siguiendo el artículo 28.3 LA, la cuantía máxima de esta indemnización no podrá superar el importe medio anual de las remuneraciones percibidas por el agente en los últimos 5 años, o durante todo el periodo de duración del contrato si este fuese inferior.

 

 - Indemnización por daños y perjuicios, establecida en el artículo 29 de la Ley de Agencia si se cumplen los siguientes requisitos:

 - El contrato de agencia se tuvo que haber celebrado por tiempo indefinido, con lo que su extinción se debe a la denuncia unilateral del empresario.

 - El agente realizó una serie de gastos para la ejecución del contrato sujeto a o siguiendo las instrucciones del empresario.

 - No ha dado tiempo a que los gastos asumidos por el agente hayan sido amortizados por este tras la extinción del contrato.

 

 

7.) ¿Cuándo no tiene el agente derecho a percibir la indemnización? ¿En qué supuestos prescriben las acciones de este contrato?

 

Además de fijar unas indemnizaciones a favor del agente, la Ley de Agencia, en su artículo 30, también establece unos supuestos que, si se dan, hacen que el agente no pueda percibir ningún tipo de indemnización. Estos son:

 

 - Cuando la causa de extinción del contrato por parte del empresario sea el incumplimiento total o parcial de las obligaciones legales o contractuales a cargo del agente.

 

 - Cuando la extinción del contrato de agencia se deba a la denuncia unilateral del agente, salvo que esta denuncia responda o esté justificada por circunstancias imputables al empresario; por ejemplo, incumplimiento de sus obligaciones o que funde la denuncia en circunstancias del agente que no le permitan continuar con sus actividades (edad, enfermedad o invalidez).

 

 - Cuando el agente, con el consentimiento del empresario, hubiese cedido a un tercero los derechos y obligaciones de los que sea titular en virtud del contrato de agencia celebrado con el empresario principal.

 

Con respecto a la prescripción de las acciones de este contrato, según el artículo 4 de la Ley de Agencia, salvo disposición en contrario de la propia Ley, se aplicarán a la prescripción de las acciones derivadas del contrato de agencia las reglas de prescripción establecidas en el Código de Comercio. Debido a esta remisión, se aplica el artículo 944 del Código de Comercio que señala que el plazo de prescripción de la acción para exigir responsabilidades a los agentes así como la acción para exigir el cobro de remuneraciones será de 3 años. Sin embargo, la Ley de Agencia contiene también una regla especial sobre prescripción en relación con la acción del agente para reclamar las indemnizaciones por clientela y por daños y perjuicios, puesto que en este caso el plazo de prescripción será de 1 año tras la extinción del contrato

 

 

8.) ¿Cuáles son las obligaciones del agente?

 

El agente tiene la facultad de celebrar contratos por sí mismo o por medio de dependientes que tenga a su cargo, lo que requerirá autorización expresa por parte del empresario siguiendo el artículo 5.2 de la Ley de Agencia, que dispone que si la designación del subagente la realiza el agente, será este último el que responda de la actuación del primero. La facultad de celebrar negocios en nombre del empresario principal también le deberá de haber sido atribuida expresamente. En cuanto a las obligaciones del agente:


 - Realizar la actividad encomendada por el principal, tanto promover como promover o concluir contratos. Debe realizar esta actividad de buena fe, lealmente y defendiendo los intereses del empresario o empresarios por cuya cuenta actúa. Esto le obliga a actuar con la diligencia de un comerciante, a comunicar al empresario toda la información de la que disponga con respecto a los actos u operaciones de comercio que concluya, particularmente la relativa a la solvencia de los terceros son los que contrate, y le exige que desarrolle su actividad de acuerdo con las instrucciones del empresario, siempre que no afecten a su independencia. Además, el agente deberá recibir en nombre del empresario cualquier reclamación de terceros sobre defectos o vicios en la cantidad o calidad de los bienes vendidos o de los servicios prestados, y deberá llevar una contabilidad independiente en el caso de que actúe por cuenta de varios empresarios.

 

 - No colaborar ni prestar sus servicios a otros empresarios en el caso de que sea una agencia con un pacto de exclusiva a favor del empresario, que incluso imponerse a la extinción del contrato bajo unos límites. Sin embargo, la exclusividad no es una característica de la agencia, lo que significa que el agente puede realizar su actividad por cuenta de varios empresarios si no se establece lo contrario.

 

 - Obligación de no competir, prohibiéndose que el agente realice actividades que compitan con la del empresario principal sin el consentimiento del mismo. Al igual que en el caso anterior, siguiendo los artículos 20 y 21 de la Ley de Agencia, esta prohibición puede extenderse tras la extinción del contrato. La prohibición deberá pactarse expresamente en el contrato de agencia, y ser formalizada por escrito respetando determinados límites temporales, geográficos o personales, y materiales.

 

 

9.) ¿Qué formas de remuneración del agente existen?

 

La obligación a cargo del principal de pagar una remuneración al agente se regula con todo detalle en la Ley de Agencia, especialmente para el caso en el que la remuneración consiste en una comisión (artículos 11 a 19). La Ley establece que la retribución puede consistir en 3 formas:

 

 - En una cantidad fija.

 

- En una comisión, lo que es frecuente en la práctica. Esta se define por el artículo 11.2 como cualquier remuneración variable según el volumen o el valor de los actos u operaciones promovidos, y en su caso concluidos, por el agente. Esto plantea el problema de determinar cuáles son los contratos que deben tenerse en cuenta para calcularla, distinguiendo para ello los artículos 12 y 13 varios supuestos:

 - La comisión por actos u operaciones concluidos durante la vigencia del contrato de agencia (artículo 12). El agente tendrá derecho a ser remunerado por su intervención profesional en las operaciones que concluya con personas con las que anteriormente hubiera promovido o concluido operaciones similares. Si se trata de un agente exclusivo para una determinada zona geográfica o para un grupo de personas, entonces el agente tendrá derecho a comisión cuando la operación o acto se haya realizado en la zona exclusiva o con el grupo exclusivo, incluso cuando el agente no hubiera promovido o concluido la operación.

 - La comisión por actos u operaciones concluidos con posterioridad a la extinción del contrato de agencia (artículo 13). En este caso, el agente tendrá derecho a comisión cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

 - La conclusión del acto u operación se debe principalmente a la actividad del agente durante la vigencia del contrato y la conclusión de estas actividades ha tenido lugar dentro de los 3 meses siguientes a la extinción del contrato de agencia.
 - El empresario o el agente habían recibido el encargo o pedido durante la vigencia del contrato y el agente habría tenido derecho a percibir la comisión de haberse concluido el acto u operación durante la vigencia del contrato.

 

 - En una mezcla entre ambas (cantidad fija + comisión).

 

 

10.) ¿Qué otras disposiciones contiene la Ley de Agencia sobre la remuneración del agente?

 

La obligación del principal de pagar una remuneración al agente se regula con todo detalle en la Ley de Agencia. La forma de retribución se deberá pactar en el contrato; a falta de pacto, se atenderá a los usos de comercio del lugar donde se realiza la actividad del agente y, si no existen dichos usos de comercio, la Ley indica que se fijará una retribución razonable atendiendo a las circunstancias que hayan concurrido en la operación.

  La Ley de Agencia establece que la retribución al agente puede consistir en una cantidad fija, en una comisión o en una mezcla entre ambas. La Ley regula especialmente el caso en el que la remuneración es una comisión (artículos 11 a 19).

 

En la retribución por comisión, el derecho del agente a percibirla nace en el momento en que el empresario hubiese ejecutado o hubiese debido ejecutar el acto u operación de comercio, o cuando estos hubieran sido ejecutados total- o parcialmente por el tercero (artículo 14). La comisión deberá pagarse al agente no más tarde del último día del mes siguiente al trimestre natural en el que aquella se hubiera devengado, salvo que se hubiese pactado un plazo inferior (artículo 16).

 

En el artículo 17 se regula la pérdida por parte del agente del derecho a comisión, lo que ocurrirá si el empresario prueba que no ha tenido nada que ver en la falta de ejecución del contrato o acto; esto es, que en no la ejecución de los mismos no han concurrido circunstancias imputables al empresario. De esto puede deducirse que si el empresario ha sido el culpable o responsable de la falta de ejecución, entonces tendrá el agente derecho a comisión aun cuando no se haya ejecutado el contrato. Sin embargo, el agente no percibirá la comisión, o si ya se le ha pagado deberá restituirla, si la falta de ejecución de la operación se debe a caso fortuito, fuerza mayor, o incumplimiento del tercero con quien hubiese contratado.

 


11.) ¿Cuáles son las obligaciones del principal o empresario?

 

 - Actuar lealmente o de buena fe, por lo que el empresario debe de poner a disposición del agente toda la información que necesite, como aquella necesaria para que el agente pueda ejecutar el contrato de agencia. En particular, deberá advertirle en el caso de que el volumen de los actos u operaciones de comercio vaya a ser sensiblemente inferior al que el agente hubiera podido esperar. Una vez que el agente comunique al empresario la operación promovida o propuesta por él, el empresario tiene un plazo de 15 días para la aceptación o rechazo de la operación, decisión que deberá ser comunicada de vuelta al agente en el plazo más breve posible.

 

 - Si el en el contrato de agencia se ha pactado un pacto de exclusiva a favor del agente, entonces el empresario no podrá contratar con otros agentes en la misma zona designada al primero.

 

 - Satisfacer al agente la remuneración pactada, obligación que se regula con detalle en la propia Ley de Agencia, especialmente en el caso en el que la remuneración consista en una comisión (artículos 11 a 19). Con el objetivo de proteger al agente, el artículo 16 establece que la comisión deberá ser pagada no más tarde del último día del mes siguiente al trimestre natural en el que la comisión se hubiese devengado, a menos que no se haya pactado un plazo de pago inferior.

 

 - Proporcionar al agente toda la información relativa a las comisiones que vaya a percibir, no teniendo el agente derecho a cobro de los gastos ocasionados por el ejercicio de su actividad salvo pacto en contrario.

 

 - Garantizar o responder del buen fin de las operaciones promovidas o concluidas por el agente, mediante pacto por escrito en el que se debe estipular la comisión que el agente tiene derecho a recibir.

Das könnte Sie auch interessieren:
Derecho de Familia
Comprar una casa
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de suministro
Derecho Mercantil
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de agencia