Toggle sidebar

Los herederos. La herencia y sus fases.

.

Cuando alguien hereda, se convierte en el sucesor de los derechos y obligaciones del causante (la persona que muere), que pasan a ser asumidos por el heredero. Para poder serlo es necesario sobrevivir al fallecido, incluso si es por breves instantes. El Código Civil proporciona una solución al supuesto en el que dos personas mueren a la vez, situación que recibe el nombre den conmoriencia. Si no puede establecerse quién ha muerto primero, entonces se presupone que lo han hecho al mismo tiempo y entonces los fallecidos no se transmiten bienes ni derechos entre ellos. Por ejemplo, si se trata de un padre y un hijo, ni el hijo hereda del padre ni viceversa, sino que se abren las dos sucesiones.

 

  La herencia es la masa o conjunto de bienes, derechos y obligaciones que se dejan tras la muerte, y de la que será dueño el heredero.

En un sentido objetivo, la herencia es la masa o conjunto de bienes, derechos y obligaciones que se dejan tras la muerte (así lo indica el artículo 659 del Código Civil). Comprende también las deudas del fallecido, de las que los herederos han de responder ilimitadamente incluso con su proprio patrimonio (artículo 1003 del Código Civil). Esta es una de las diferencias con los legatarios, que no responden de las cargas salvo que el testador así lo orden expresamente. Sin embargo, existen una serie de derechos que no forman parte de la herencia, como aquellos que tienen duración vitalicia puesto que se extinguen con la muerte. Tampoco son herencia los contratos que tienen carácter personal y dependían de las cualidades particulares de la persona fallecida.

 

La sucesión es un proceso, que puede extenderse durante varios años, y que se desarrolla en distintas fases:

 

-   La primera es la apertura de la sucesión, que se produce automáticamente tras la muerte. También en los casos de declaración de fallecimiento, aunque entonces la herencia no produce todos sus efectos y tiene carácter condicional. El patrimonio del causante se convierte entonces en la herencia, excluyéndose aquellos derechos que no puedan serlo.

 

-   Después ocurre la delación o el llamamiento efectivo a la herencia de aquellas personas que tienen la capacidad para suceder. El llamamiento de alguien sin capacidad de suceder recibe el nombre de vocación.

 

-   El siguiente paso es la aceptación o repudiación de la herencia por aquellos que ya tenían el derecho de delación. En tanto la herencia se acepta o no, se denomina herencia yacente; es una herencia que no tiene dueño en el momento pero que lo tendrá necesariamente en el futuro. Si todos los llamados repudiasen, la herencia está vacante y entonces es el Estado quien se hace con ella. Si alguien fallece sin haber ejercitado este derecho, conocido como ius delationis, la facultad se transmite a sus herederos, tanto si la herencia se dispuso en un testamento como si no.

 

-   Finalmente se produce la adquisición de la herencia como consecuencia de la aceptación, requisito que no es necesario en los legados. Aceptada la herencia, produce efectos retroactivos “al momento de la muerte de la persona a quien se hereda” (artículo 989 del Código Civil). 

Das könnte Sie auch interessieren:
Sucesiones
La legítima
Todo lo que necesitas saber sobre el testamento
Preguntas frecuentes sobre el testamento
La desheredación