Toggle sidebar

Liquidación de la Sociedad de Gananciales

.

 

Una vez disuelta la sociedad de gananciales por alguna de las causas de disolución de la sociedad de gananciales se procede a su liquidación.

 

La fase de liquidación se abre cuando así lo solicita alguno de los cónyuges, por lo que no opera de manera automática, y consiste en el reparto de los activos de la sociedad de gananciales una vez descontado los pasivos.

 

Las operaciones de partición son:

 

1.)   Formación de inventario, que se realiza para proteger derechos de terceros sobre bienes de la sociedad. Según el artículo 1397 del Código Civil habrán de comprenderse en el activo:

 

-   "Los bienes gananciales existentes en el momento de la disolución;

-   El importe actualizado del valor que tenían los bienes al ser enajenados por negocio ilegal o fraudulento si no hubieran sido recuperados;

-   El importe actualizado de las cantidades pagadas por la sociedad que fueran de cargo sólo de un cónyuge y en general las que constituyen créditos de la sociedad contra éste.”

 

Y en el pasivo (art. 1398 CC):

 

-   “Las deudas pendientes a cargo de la sociedad;

-   El importe actualizado (al momento de la liquidación) del valor de los bienes privativos cuando su restitución deba hacerse en metálico por haber sido gastados en interés de la sociedad. Igual regla se aplicará a los deterioros producidos en dichos bienes por su uso en beneficio de la sociedad;

-   El importe actualizado de las cantidades que, habiendo sido pagadas por uno solo de los cónyuges, fueran de cargo de la sociedad y, en general, las que constituyan créditos de los cónyuges contra la sociedad.”

 

2.)   Tasación o avalúo de bienes realizada por un experto independiente el día de la liquidación.

En este momento se abre la fase de liquidación propiamente dicha que consta de:

  La fase de liquidación se abre cuando así lo solicita alguno de los cónyuges, y consiste en el reparto de los activos de la sociedad de gananciales una vez descontado los pasivos.

 

3.)   Determinación y pago del pasivo (deudas y cargas) antes de la partición.

 

Primero se paga con el dinero líquido y cuando no hubiera metálico suficiente para el pago de las deudas podrán ofrecerse con tal fin adjudicaciones de bienes gananciales, pero si cualquier partícipe o acreedor lo pide se procederá a enajenarlos y pagar con su importe. Los créditos que tenga cualquiera de los cónyuges contra la sociedad ganancial se posponen a los créditos de los terceros, es decir, en el caso de que pagadas las deudas de la sociedad ya no quedaran bienes suficientes para satisfacer el derecho de algún cónyuge, éste se queda sin cobrar.

 

Mientras que las deudas alimenticias tienen, en todo caso, preferencia; respecto de las demás, si el caudal inventariado no alcanzase para satisfacer todas, se observará lo dispuesto para la concurrencia y prelación de créditos.

 

4.)   Adjudicación e inscripción de los bienes.

 

Una vez realizadas las deducciones anteriores en el caudal inventariado, el remanente constituirá el haber (líquido) de la sociedad de gananciales, que se dividirá por mitad entre los cónyuges o sus respectivos herederos salvo que se diga otra cosa en capitulaciones patrimoniales.

 

En algunos casos, la aplicación estricta de la regla de partición de los bienes por mitad puede perjudicar a alguno de los cónyuges. Para ello existen reglas que permiten la adquisición preferente de algunos bienes. Según el artículo 1406 CC: "Cada cónyuge tendrá derecho a que se incluyan con preferencia en su haber, hasta donde éste alcance:

1.)   Los bienes de uso personal que no sean de extraordinario valor;

2.)   La explotación económica que gestione efectivamente;

3.)   El local donde hubiese venido ejerciendo su profesión;

4.)   En caso de muerte del otro cónyuge, la vivienda donde tuviese la residencia habitual.”

 

En los casos de los números 3 y 4 del artículo anterior el cónyuge podrá pedir que se le atribuyan los bienes en propiedad o que se constituya sobre ellos a su favor un derecho de uso o habitación. Si el valor de los bienes o el derecho superan al del haber del cónyuge adjudicatario, deberá éste abonar la diferencia en dinero. Por ejemplo: queda por repartir el local de negocio de uno de los cónyuges valorado en 15.000 euros. El cónyuge que ha venido desarrollando ese negocio tiene derecho a que se le adjudique pagando al otro cónyuge su mitad (7.500 euros).

Das könnte Sie auch interessieren:
Preguntas frecuentes sobre el testamento
Cargas y Obligaciones de la Sociedad de Gananciales
Bienes y Derechos de la Sociedad de Gananciales