Toggle sidebar

La desheredación

.

 

El testador sólo puede dejar a los herederos sin la parte de la herencia que corresponde a legítima en los casos determinados por la Ley. Este supuesto, que recibe el nombre de desheredación, no debe confundirse con la indignidad. Para que la desheredación tenga efecto, el testador debe ordenarla en su testamento. Además, sólo se refiere a los herederos forzosos, porque para “desheredar” a otra persona que no tiene derecho a parte de la herencia bastaría con no mencionarla en el testamento (por ejemplo: a un hermano).

 

¿Qué requisitos tiene la desheredación? Puede desheredar todo aquel que puede hacer testamento, pero “sólo […] por alguna de las causas que expresamente señala la Ley” (artículo 848 del Código Civil). La causa legal debe indicarse en el testamento (artículo 849), y el desheredado niega que sea cierta, entonces corresponde al resto de herederos probarla (artículo 850). Si posteriormente el desheredado y el testador se reconcilian, entonces éste último pierde el derecho a desheredar, y la desheredación que hubiese hecho pierde su efecto. También se extinguirá la desheredación si el testamento en el que se ha hecho se revoca o es declarado nulo.

  La desheredación hecha en testamento cumpliendo determinados requisitos deja al heredero sin su legítima, bajo los casos concretos previstos por la Ley.

 

¿Cuáles son, entonces, las causas de desheredación? Existe una regla general (artículo 852), pero también reglas especiales en función de la persona a la que se desherede:

 

-   Hijos y descendientes (artículo 853). “Negar, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda, [o] haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra”.

 

-   Padres y ascendientes (artículo 854). “Haber perdido la patria potestad […], haber negado los alimentos a sus hijos o descendientes sin motivo legítimo, [o] haber atentado uno de los padres contra la vida del otro, si no hubiere habido entre ellos reconciliación”.

 

-   Cónyuge (artículo 855). Haber perdido la patria potestad, “haber incumplido grave o reiteradamente los deberes conyugales, […] haber negado alimentos a los hijos o al otro cónyuge, [o] haber atentado contra la vida del cónyuge testador, si no hubiere mediado la reconciliación”.

 

Si la desheredación cumple con los requisitos establecidos anteriormente, entonces el desheredado pierde su derecho a la legítima, así como lo que pudiese corresponderle por sucesión intestada y el derecho a alimentos, si corresponde. Los hijos y descendientes del desheredado pasarían a ocupar su lugar, conservando sus derechos con respecto a la legítima. Si el desheredado no tiene hijos o descendientes, se plantea el problema de qué ocurre con los bienes, dándose varias situaciones. Si el desheredado tiene hermanos, entonces ellos adquieren su parte de legítima. Por el contrario, si no los tiene, la legítima desaparece y toda la herencia puede ser distribuida libremente por el testador.

 

La desheredación puede ser injusta si no expresa la causa en la que se basa, no se prueba, o no es una de las causas indicadas anteriormente (artículo 851). En ese caso, la parte del testamento en la que se indica la desheredación queda anulada ya que el heredero queda protegido y “recupera” su legítima. Siempre que la legítima no se perjudique, los legados, mejoras y demás disposiciones testamentarias mantienen su validez.

Das könnte Sie auch interessieren:
La legítima
Todo lo que necesitas saber sobre el testamento
Preguntas frecuentes sobre el testamento
Los herederos. La herencia y sus fases.
Capacidad para heredar. La indignidad.