Toggle sidebar

El contrato de compraventa a distancia

- Concepto y características


El Art 38.1 Ley de Ordenación del comercio minorista proporciona una definición de ventas a distancia consideradas como “aquellas celebradas sin la presencia simultánea de comprador y vendedor, siempre que su oferta y aceptación se realicen de forma exclusiva a través de una técnica de comunicación a distancia y dentro del sistema de contratación a distancia organizado por el vendedor”.


De esta definición se deduce que esta norma sólo comprende las ventas realizadas a distancia cuando el vendedor sea una empresa de ventas a distancia y, por consiguiente, tenga un sistema de contratación a distancia.


En el caso de compraventa realizada a través de medios electrónicos, se aplican con preferencia a esta ley, la normativa específica de “Tecnología de Servicios de la Información y el Comercio Electrónico”.


Según el artículo 38.1 de la “Ley de Ordenación del Comercio Minorista”, los medios a través de los cuáles se pueden ofrecer los productos en una  compraventa a distancia son:


- Catálogo


- Impreso


- Carta normalizada


- Publicidad en prensa con cupón de pedido


- Teléfono


- Radio


- Televisión


- Fax


La característica distintiva de este tipo de compraventa es que la oferta y aceptación han de efectuarse por cualquier medio de comunicación a distancia de los enumerados en el artículo 38.1 de la ley. La oferta debe contener claramente su carácter comercial y en el caso de que la compraventa sea telefónica deberá expresarse dicho carácter a la vez que la identificación del vendedor. La aceptación debe ser expresa por lo que el consumidor no queda obligado si no expresa explícitamente su voluntad de comprar.


Una vez formalizado el contrato, la entrega ha de efectuarse en el plazo máximo de 30 días desde que se ha producido la aceptación. El vendedor sólo está facultado a entregar aquello previsto en el contrato a no ser que en éste se prevea expresamente la posibilidad de entregar un bien de características similares o calidad superior al originario (art. 43 Ley de Ordenación del Comercio Minorista).


Si por cualquier circunstancia no se pudiera realizar la entrega, el vendedor tiene el deber de comunicar tal hecho al comprador y devolverle el precio o la parte del mismo que este hubiera abonado, en el plazo máximo de 30 días. Si no devuelve la suma correspondiente en dicho plazo, el comprador está facultado para demandarle el doble de lo adeudado y una indemnización por daños y prejuicios.


Los medios de pago más habituales son la tarjeta de crédito y contra reembolso. El segundo es el medio más seguro ya que no se paga cantidad alguna hasta haber recibido el pedido. Sin embargo, en las compras realizadas a través de medios electrónicos la forma de pago más habitual es la tarjeta de crédito, por lo que puede suceder que se carguen a la misma importes no debidos. Si esto sucediera, el verdadero titular puede anular el cargo de manera inmediata en su entidad de crédito.


El vendedor no puede enviar nada que no haya sido previamente solicitado si pide un precio por ello. En caso de que esto suceda, el comprador no tiene la obligación de devolverlo ni pagar el precio requerido a no ser que quede claro que se trata de un error.


- Ámbito de exclusión de la ley


Por otro lado, no todas las empresas que contratan a distancia aparecen reguladas bajo esta normativa. Se encuentran fuera de su ámbito de aplicación las siguientes:


- Aquellas que realizan sólo esporádicamente esta actividad siempre que la cantidad obtenida por este tipo de ventas no suponga un valor significativo


- Empresas de servicios de la sociedad de la información


- Empresas de prestación de servicios financieros


- Empresas de venta de medicamentos

 

- Formalidades


El RD 225/2006 modificado por el RD 200/2010, de 26 de febrero establece la necesidad de que todas las empresas de contratación a distancia se inscriban en un registro de carácter administrativo que está a cargo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.


El lugar y el plazo de dicha inscripción son el Registro de la comunidad autónoma donde radique el negocio o el Registro central de ventas a distancia del ministerio de industria en el plazo de 3 meses desde el inicio de su actividad.


Deben registrarse no sólo las empresas españolas sino también las extranjeras que practiquen este tipo de ventas en territorio español.


La inscripción de las empresas en el registro se realizará con los datos que estas faciliten entre los que en todo caso deben figurar los datos para la identificación de la empresa, los productos y servicios que comercializa, y el lugar de quejas y reclamaciones de los clientes. En el caso de que la empresa de ventas a distancia utilice medios electrónicos, puede facilitar al registro el nombre de dominio y su sustitución de conformidad con la ley 34/2002 de 11 de julio de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.


Las alteraciones de los datos suministrados inicialmente deben comunicarse en el plazo de 3 meses desde que tuvieron lugar especialmente si se refieren a la naturaleza de la empresa o su objeto, y al cambio de domicilio social.


Además de esta información obligatoria, las empresas de ventas a distancia podrán suministrar al Registro información relativa a certificados de calidad, adhesión a un sistema arbitral de consumo o a otros sistemas de resolución extrajudicial de conflictos por quejas presentadas por los consumidores, u otros datos de interés público.


- Publicidad


Con carácter previo a la compraventa, el vendedor debe proporcionar determinada información al comprador relativa a:


- Su identidad y dirección


- La forma de contratar: modalidades de pago y forma de entrega


- Su coste: gastos de entrega y transporte en su caso


- Las características del producto incluyendo los desperfectos por pequeños que sean


- Su precio incluidos los impuestos


- La inscripción en el Registro de Ventas a Distancia de la comunidad autónoma correspondiente, o en su defecto, en el registro central.


- La existencia de un derecho de desistimiento por parte del consumidor, a no ser que se trate de un contrato sin derecho de desistimiento, en cuyo caso se hará saber esta circunstancia


- El coste de la utilización de la técnica de comunicación a distancia cuando se calcule sobre una base distinta de la tarifa básica.


- El plazo de validez de la oferta y del precio.


- La duración mínima del contrato, si procede, cuando se trate de contratos de suministro que se ejecutarán de forma permanente o repetida.


- Con carácter preceptivo se pueden incluir las circunstancias en que el vendedor podría suministrar un producto de calidad y precio equivalentes en vez del solicitado


- Si el vendedor está adherido a algún procedimiento extrajudicial de solución de conflictos en su caso.


Esta información debe ser clara, comprensible,  inequívoca y debe proporcionarse respetando el principio de buena fe. Sin embargo, no es suficiente ya que antes de la perfección el comprador debe obtener la siguiente información por escrito (o por otro medio que permita su constancia):


- Condiciones y modalidades de ejercicio de los derechos de desistimiento y resolución, así como un documento de desistimiento o revocación que exprese el nombre y dirección de la persona a quien debe enviarse y los datos de identificación del contrato y de los contratantes.


- La dirección del establecimiento del vendedor donde el comprador pueda presentar sus reclamaciones.


- Los servicios postventa y a las garantías comerciales existentes.


- Si el contrato es de duración indeterminada o superior a un año, las condiciones de rescisión del contrato.
 

Una vez perfeccionado el contrato y en el momento de la entrega, el consumidor deberá recibir además información complementaria sobre el régimen del contrato según dispone el artículo 47 de la Ley  de Ordenación del Comercio Minorista.


- Derecho de desistimiento


Además de todos los derechos de la Ley de Consumidores y Usuarios, el consumidor tiene un derecho de desistimiento durante los 7 días hábiles siguientes a la recepción del bien. Es decir, el consumidor puede arrepentirse de la compra libremente sin la necesidad de presentar los motivos ni penalización alguna.


Es importante precisar que en el caso de que el consumidor no hubiera sido informado sobre su derecho de desistimiento, el plazo que tiene para arrepentirse es de tres meses en vez de siete días a partir de la recepción del bien.


El efecto del desistimiento es la devolución de la cosa y el precio por ambas partes.


El artículo 45 de la Ley  de Ordenación del Comercio Minorista enumera los bienes para los que, salvo pacto en contrario, los consumidores no disfrutan del derecho de desistimiento, estos son:


- Bienes cuyo valor esté sometido a fluctuaciones


- Bienes confeccionados según las exigencias del consumidor


- Contratos de suministro de grabaciones sonoras, discos o programas informáticos desprecintados por el consumidor


- Contratos de suministro de prensa diaria o publicaciones periódicas


- Contratos de prestación de servicios cuya ejecución haya comenzado, con el acuerdo del consumidor y usuario, antes de finalizar el plazo de siete días hábiles


- Contrato de servicios de apuestas y loterías


En caso de conflicto entre comprador y vendedor, se puede acudir al arbitraje de consumo si ambas partes voluntariamente lo acuerdan. En caso contrario habrá que acudir a la vía judicial ordinaria (tribunales de justicia).

Das könnte Sie auch interessieren:
Derecho de Familia
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa
Preguntas frecuentes sobre el Contrato de Compraventa
Comprar una casa
Derecho de opción