Toggle sidebar

Preguntas frecuentes sobre el contrato de compraventa a distancia

1. ¿Qué es una compraventa a distancia?

 

La definición más completa de compraventas a distancia es la que nos aporta el artículo 38.1 de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista: “Se consideran compraventas a distancia las que se celebran sin la presencia física simultánea de comprador y vendedor, siempre que su oferta y aceptación se realicen exclusivamente a través de una técnica cualquiera de comunicación a distancia y dentro de un sistema de contratación a distancia organizado por el vendedor”.

 

De esta definición deducimos que no basta con la ausencia de contacto físico entre las partes para poder hablar de compraventa a distancia. Es necesario además que el vendedor sea una empresa que se dedique de forma exclusiva a la venta a distancia y por lo tanto, debe disponer un sistema de comunicación adecuado para este tipo de transacciones.

 

A modo de ejemplo, no sería una empresa de ventas a distancia aquella cuya actividad normal fuera la compraventa “directa” en establecimiento comercial y solo esporádicamente realizara algún negocio de venta a distancia.

 

También están excluidas de esta categoría las empresas cuyo objeto son los servicios financieros o la venta de medicamentos.

 

2. Requisitos de un catálogo comercial que ofrece productos mediante un sistema de compraventa a distancia.

 

Antes del  inicio de la contratación el vendedor deberá proporcionar de forma clara, comprensible e inequívoca al consumidor: su identidad y dirección a efectos de que el comprador pueda presentar reclamaciones e información sobre los servicios postventa y garantías comerciales, las características esenciales del producto así como  precio (incluyendo impuestos), los gastos de entrega y transporte en su caso, la forma de pago y modalidades de entrega o de ejecución, el plazo de validez de la oferta y del precio y la existencia de un derecho de desistimiento o resolución del contrato cuyo plazo es de siete días hábiles desde la recepción del bien. Adicionalmente el vendedor debe informar al comprador de su derecho a desistir sin especificar motivo alguno y sin penalización.

 

A parte de la información básica anterior, el consumidor debe recibir por escrito o a través de cualquier otro soporte que permita su conservación, otra información adicional antes de formalizar el contrato. Así, deberá hacer saber al consumidor las condiciones y modalidades de ejercicio de los derechos de desistimiento y resolución y le tendrá que hacer llegar un documento para el ejercicio de ese derecho claramente identificado como tal en el que se exprese el nombre y dirección de la persona a quien debe enviarse y los datos de identificación del contrato y de los contratantes.

 

3. ¿Es necesaria la confirmación de la aceptación en la compraventa a distancia?

 

Sí. Una vez que el vendedor ha recibido la aceptación de la compraventa por parte del comprador, el primero debe confirmar dicha aceptación, no perfeccionándose el contrato hasta que el comprador haya recibido dicha confirmación.

 

La recepción de la confirmación es un elemento indispensable en la compraventa a distancia ya que a partir de ese momento se computan todos los plazos relativos al desistimiento, devolución, garantías, resolución…

 

El comprador recibirá el documento de confirmación bien por correo postal, en el caso de empresas que operan en establecimientos mercantiles, o bien por correo electrónico en el caso de empresas online.

 

4. ¿Cuáles son los efectos del desistimiento?

 

El comprador que ejerza el desistimiento devolverá el producto al vendedor, quedando éste obligado a restituirle la suma abonada en un plazo máximo de treinta días desde el día del desistimiento.

 

El vendedor no puede retener cantidad alguna en concepto de gastos como consecuencia del ejercicio de desistimiento del comprador.

 

Es nula cualquier cláusula inscrita en el contrato de compraventa por la que se renuncie a este derecho de desistimiento por parte del consumidor.

 

5. ¿Qué papel cumplen los intermediarios en una compraventa a distancia?

 

Los intermediarios son todos aquellos que hacen llegar la mercancía desde el vendedor hasta el comprador. En el caso que estamos tratando, los intermediarios son especialmente importantes ya que comprador y vendedor no se encuentran físicamente presentes en el momento del perfeccionamiento del contrato.

 

Las funciones básicas que cumplen los intermediarios son:


i) Transporte


ii) Tratar de formar conjuntos de productos adecuados a las necesidades del consumidor

iii) Tratar de poner los productos en los tamaños que corresponden a las necesidades de los clientes y usuarios.


iv) Almacenaje


v) Información: mediante esta actividad el fabricante puede mejorar el conocimiento de las necesidades del mercado y el consumidor de los términos del intercambio.


vi) Favorece a crear economías de escala cuando se agrupa la distribución de productos de varias empresas

 

En el caso de que la compraventa se realice a través de internet, podemos distinguir dos tipos de intermediarios: los intermediarios cerrados a los que los usuarios sólo pueden acceder si disponen de un acuerdo previo con los mismos, e intermediarios abiertos con accesibilidad general y abierta.

 

Las funciones básicas de ambos son:


i) Transporte de los mensajes de datos del emisor al destinatario


ii) Acceso a las redes para llevar a cabo dicho transporte


iii) Servicios relacionados directamente con el transporte de los mensajes de datos


iv) Servicios de certificación de firma electrónica


Dado que los intermediarios que operan en la web prestan servicios de forma continua (acceso Web, Internet, e-mail,…) y además lo hacen de manera simultánea y acumulativa con otros intermediarios, es muy difícil establecer de quién es la responsabilidad en el caso de que la distribución no se realice o haya otro tipo de problema.


6. ¿En qué se diferencia la compraventa a distancia de la compraventa fuera del establecimiento?

 

Ambas modalidades tienen en común que el consumidor contrata fuera de una tienda o local comercial (es decir, fuera de establecimiento mercantil), pero se diferencian en que la contratación “fuera de establecimiento” se realiza con la presencia física ante el consumidor del empresario o de alguno de sus colaboradores, mientras que la contratación a distancia no requiere la presencia física simultáneo de ambas partes.

 

7. ¿Las características de la compraventa a distancia son iguales que las de la compraventa “stricto sensu”?

 

Sí, el objeto de la compraventa sigue siendo la transmisión de un bien o servicio de vendedor a comprador a cambio de un precio.

 

Por ejemplo: El incumplimiento de las obligaciones de alguna de las partes conlleva, dependiendo de la voluntad del ofendido, a la resolución del contrato y la restitución de las prestaciones o sus equivalentes monetarios; el sistema de garantías también es el mismo disponiendo el comprador de un plazo de hasta seis meses para reclamar cualquier defecto en el producto…

 

Me remito a lo explicado en el epígrafe “Compraventas Mercantiles”.

 

8. ¿Funcionan igual las empresas de compraventa a distancia tradicionales y las que operan a través de medios electrónicos?

 

Ambos tipos de empresas se dedican a la contratación a distancia siendo la nota diferenciadora los medios a través de los cuales se producen las comunicaciones entre comprador y vendedor. Mientras en el primer caso los medios utilizados son el catálogo, impreso, carta normalizada, publicidad en prensa con cupón de pedido, teléfono, radio, televisión o fax; en el caso del comercio electrónico todas las comunicaciones se realizan a través de las diferentes herramientas que ofrece internet: correo electrónico, formularios web, páginas de las empresas…

 

Dado que básicamente la actividad realizada por unas y otras empresas es la misma, la manera de funcionamiento no difiere en gran medida. Sin embargo la normativa aplicable a cada tipo de empresas es diferente.

 

Mientras que las empresas de compraventa a distancia “stricto sensu” se rigen por la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, las empresas de comercio electrónico obedecen con preferencia a esta última norma, a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico.

 

Una de las diferencias fundamentales entre ambas modalidades de compraventa es el tema de la autorización. Las empresas de venta a distancia deben disponer de una autorización administrativa concedida por la Comunidad Autónoma correspondiente a efectos de poder desarrollar su actividad, y además deben figurar inscritas en el Registro que a tales efectos establecen las propias Comunidades. Por el contrario, las empresas dedicadas al comercio electrónico no están sujetas a estos requisitos siguiendo éstas el criterio de libre prestación de servicios y ausencia de autorización previa.

 

9. ¿A quién puede acudir si tengo un problema con una compra por internet?

 

Comprar a través de internet conlleva numerosos riesgos como son: no recibir el artículo, recibir uno distinto al que hemos solicitado o defectuoso, que nos cobren más de lo previsto…

 

En estos casos, y siempre que el vendedor sea español, se puede acudir al amparo de los siguientes organismos:


- Oficinas municipales de información al consumidor (OMIC)


- Dirección general de consumo en las Comunidades Autónomas


- Juntas arbitrales de consumo


- Asociaciones de consumidores y usuarios


- Defensor del internauta


- Asociación de internautas

 

Si el vendedor no es español, el derecho aplicable es el del país de residencia de dicho vendedor.

 

10. ¿Cuál es el lugar de la celebración de un contrato de compraventa realizado a través de internet?

 

Cuando el comprador es un consumidor, se entiende que el lugar de celebración del contrato es el domicilio del mismo y por lo tanto la normativa aplicable será la Ley general 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista  con las particularidades normativas del lugar de residencia de aquél. Y si, por el contrario, el comprador es otra empresa, el lugar de celebración del contrato es el del domicilio del vendedor y habrá que tener en cuenta las particularidades normativas de ese lugar.

 

11. He realizado una compra a través de internet, ¿puede la compañía vendedora utilizar mis datos?

 

No sin previa autorización. No obstante, la compañía sí puede conservar los datos de los consumidores si durante el proceso de compra les advirtió de ello. Lo que no puede hacer dicha compañía es ceder esos datos a terceros sin previa autorización del consumidor.

 

Además las compañías vendedoras deben ofrecer la posibilidad a sus consumidores de modificar e incluso eliminar definitivamente sus datos del registro de la misma.

 

12. Cuando realizo una compra por internet, ¿el documento electrónico generado sirve como prueba de que dicho contrato se ha realizado?

 

Sí siempre que dicho documento exprese la oferta y aceptación respectivas de las partes.


Esto quiere decir que el documento de compraventa electrónica (resumen de la compra) sirve como título de que dicho contrato se ha realizado y a través del cual las partes pueden exigir el cumplimiento de las obligaciones a las que se ha comprometido la contraparte.

 

Además este documento el medio de prueba suficiente en un juicio.

 

Sin embargo, siempre es aconsejable imprimir las condiciones de contratación de la compañía que opera a través de internet para evitar problemas en el caso de modificación de alguna de dichas condiciones. Si el consumidor no tiene pruebas de que las condiciones en el momento de la perfección del contrato eran otras, se le aplicarán las vigentes en el momento del proceso.

 

13. ¿Es la compraventa internacional un tipo de compraventa a distancia?


No. Si comprador y vendedor residen en países diferentes, estamos ante una compraventa internacional y no se aplica la Ley de Ordenación del Comercio Minorista ya que esta norma es interna y solamente tiene aplicación dentro de las fronteras españolas.

 

En el caso de compraventas internacionales de mercancías, muy comunes en la práctica, se aplican, salvo pacto en contrario, las normas de la Convención de Naciones Unidas sobre esta materia (Convención de Viena). Estas normas se aplican sólo en aquellos países que se han adherido a la convención, entre los que España está incluida.

 

Por lo tanto compraventa a distancia y compraventa internacional son dos contratos diferentes con un régimen jurídico totalmente separado. Mientras en el primer caso comprador y vendedor deben ser españoles, en el segundo ambas partes proceden de países diversos.

 

Otra diferencia fundamental es que mientras la LOCM es de aplicación independientemente de que el comprador sea otra empresa o un consumidor, esto no ocurre en las compraventas internacionales de mercancías en las que ambas partes deben ser empresarios.

 

14. ¿Cómo funcionan las compraventas a distancia entre la Unión Europea?

 

En Europa a día de hoy no existe una regulación única en materia de compraventa, sino que este tipo de contratos se rige por los mismos principios que la compraventa internacional.

 

Sin embargo a finales de 2011 se creó una Propuesta de Reglamento del parlamento Europeo y del Consejo relativa a una normativa común de compraventa europea. Esta propuesta de la Comisión Europea necesita la aprobación del Parlamento y de los estados miembros para materializarse y en dicho caso no se convertiría en una norma de obligado cumplimiento para todos los países miembros, sino que es optativa y sólo se aplica a las transacciones en las que las partes de común acuerdo así lo decidan. Además los países pueden elegir entre aplicar esta norma también en las compraventas internas o continuar con la aplicación de la normativa anterior.

 

Esta normas no afectarían solo a las compraventas entre empresas sino también a aquellas celebradas entre empresas y consumidores.

 

Es más, si ambas partes están de acuerdo, se puede aplicar esta normativa a las transacciones entre miembros y no miembros de la Unión Europea adquiriendo esta iniciativa una dimensión internacional.

 

En el caso de que se materialice, un régimen común de compraventa en Europa facilitará mucho las transacciones intracomunitarias.

 

i) Ventajas para las empresas:


(1) La mayor parte de los empresarios europeos se han posicionado favorablemente a esta iniciativa ya que así podrían eliminar la incertidumbre de la legislación aplicable en las compraventas transfronterizas (qué derecho nacional aplicar, el del comprador, el del vendedor, el del lugar en el que se produce la transacción).

 

Además estas normas son optativas, es decir, sólo se aplicarán en el caso de que ambas partes manifiesten su consentimiento.


(2) Los costes de transacción se reducirían en gran medida. Actualmente, para realizar una transacción intraeuropea las empresas deben tener en cuenta la normativa del país de la otra parte en el contrato, traducirla, contratar a un abogado para interpretarla, etc. Con la nueva propuesta todos estos costes se eliminarían.


(3) Oportunidad de expansión para las PYMES ya que estas empresas no pueden permitirse los elevados costes de transacción que supone contratar con empresas externas. Un dato es que actualmente sólo el 9,3 % de todas las PYMES de la UE venden en los diferentes países comunitarios.
 

ii) Ventajas para los consumidores:


(1) La protección de los consumidores y usuarios es la misma en todos los países, así estos últimos no tienen por qué preocuparse si contratan con un país en el que el derecho de desistimiento es menor por ejemplo. Este potencial Reglamento ofrece seguridad y efectiva aplicación de los derechos de los consumidores.


(2) Dado que habrá más empresas compitiendo en el mismo mercado (europeo) los consumidores se beneficiarán de la reducción de los precios resultante.


(3) Todo esto favorece también a la transparencia empresarial lo que proporciona confianza en el consumidor que será informado en todo momento.

Das könnte Sie auch interessieren:
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa
Preguntas frecuentes sobre el Contrato de Compraventa
Comprar una casa
Derecho de opción
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa a plazos