Toggle sidebar

Compraventa internacional de mercaderías

En el mundo actual, en el que las barreras al comercio son prácticamente inexistentes, los contratos de compraventa entre empresas pertenecientes a países diferentes forman parte del día a día.

 

En estos contratos en los que interviene un elemento extranjero se plantea el problema de qué legislación aplicar, la del país del vendedor, la del comprador u otro tipo de normas.

 

La normativa aplicable en las compraventas internacionales de mercancías es la Convención de Viena de Naciones Unidas de 11de abril de 1980 que se aplica solo a los países que se han adherido a la misma como fue el caso de España mediante instrumento de 17 de julio de 1990.

 

La Convención de Viena es de aplicación dispositiva lo que quiere decir que las partes del contrato pueden pactar la aplicación de normas distintas excluyendo las de la Convención, establecer excepciones a cualquiera de sus disposiciones o modificar sus efectos.

 

Es importante destacar que esta Convención solo se aplica a relaciones entre empresarios de diferentes países y no a relaciones con consumidores.



Si en la compraventa internacional interviene un consumidor, según las normas de derecho internacional privado, se debe aplicar la legislación interna del país de dicho consumidor.

 

Volvamos al caso de empresas. El contrato de compraventa entre dos empresarios con nacionalidades distintas hace que las partes queden obligadas por todas las disposiciones que hayan convenido en el mismo. Asimismo se entiende, salvo pacto en contrario, que las partes aceptan tácitamente la aplicación de una serie de usos comerciales internacionales derivados de la Convención de Viena.

 

Los usos por excelencia en esta materia (compraventa internacional de mercaderías) son los llamados “Incoterms”. Éstos ofrecen unos significados normalizados de términos comúnmente usados en la contratación lo que la agiliza en gran medida. Por ejemplo el término FOB en un contrato de transporte significa “Free on Board”, es decir, las obligaciones del vendedor se cumplen en el momento en que la mercancía entra en el camión, barco… y es el comprador el que cubre todos los gastos de transporte y soporta el riesgo de que la mercancía se extravíe o estropee. Existen muchos más términos como son: EXW, C&F, CIF, FOB, DDU, etc.

 

El contenido básico de los Incoterms es el siguiente:


i) Suministro de la mercadería y pago del precio.


ii) Obtención de las licencias, autorizaciones y formalidades aduaneras relativas a la exportación y a la importación de las mercancías.


iii) Contratación del transporte y el seguro.


iv) Determinación del tiempo, forma y lugar de entrega y de recepción de las mercaderías.


v) Determinación del tiempo, forma y lugar de transmisión de riesgos del vendedor al comprador.


vi) Régimen de reparto de gastos.


vii) Régimen de comunicaciones que deben cursarse las partes durante la ejecución del contrato.


viii) Prueba de la entrega de las mercaderías y de la obtención del documento de transporte.


ix) Régimen de comprobación (de calidad, medida, peso y recuento), embalaje, marcado e inspección previa al embarque de las mercaderías.


x) Otras obligaciones inherentes a cada término comercial.

 

Estas normas no son de obligado cumplimiento pero son generalmente usadas y tienen cierta autoridad. Como la mayoría de las relaciones internacionales, este régimen de compraventas se basa en la cooperación entre los distintos países.

 

El Tribunal Supremo español mantiene una repetida jurisprudencia en el sentido de interpretar las compraventas internacionales según los “Incoterms”, si las partes así lo han dispuesto.


El contrato de compraventa entre dos empresarios con nacionalidades distintas va a ser vinculante obligando a las partes al cumplimiento de sus prestaciones. Por lo tanto, es recomendable que se formalice por escrito y que se firme de manera autógrafa o electrónica.

 

Es difícil regular este tipo de compraventas por lo que el principio universal de autonomía de la voluntad se aplica de manera más extensa que en el derecho interno. Esto quiere decir que lo estipulado por las partes en el contrato es de obligado cumplimiento a no ser que vaya en contra de principios generales o de las buenas costumbres. Un ejemplo es la nulidad de un contrato internacional de compraventa de estupefacientes ya que su comercialización está prohibida.

Das könnte Sie auch interessieren:
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa
Preguntas frecuentes sobre el Contrato de Compraventa
Comprar una casa
Derecho de opción
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa a plazos