Toggle sidebar

Compraventa a plazos y arrendamiento financiero

El leasing o arrendamiento financiero es un contrato mediante el cual el arrendador concede el uso y disfrute de un determinado bien al arrendatario durante un determinado periodo de tiempo a cambio del pago de un canon periódico en concepto de arrendamiento. Al final del periodo indicado en el contrato, el arrendatario tiene la opción de comprar el bien por un precio prefijado, devolverlo o prorrogar el contrato de leasing.


Es evidente que esta figura presenta gran similitud con la compraventa a plazos negocio en el cual se retrasa en el tiempo el pago del precio realizado en diferentes cuotas periódicas. Es más, si el comprador opta por la compra del bien al final del contrato de leasing, estamos prácticamente ante una compraventa a plazos con reserva de dominio ya que a través de este negocio jurídico el comprador no recibe la propiedad del bien hasta que ha pagado la totalidad de su precio.


Sin embargo entre el leasing o arrendamiento financiero y la compraventa a plazos existen algunas diferencias:

 

En un sentido amplio el contrato de leasing nace en un entorno de colaboración entre empresas en el que normalmente una sociedad que no quiere arriesgar una suma considerable de capital, pacta con una entidad financiera para que ésta última compre una determinada maquinaria y ceda el uso a la sociedad a cambio de una cuota arrendaticia periódica durante un tiempo prefijado. Al finalizar el plazo, la sociedad puede comprar la máquina.


La compraventa a plazos, por el contrario, es un contrato realizado por particulares o empresas por el cual se aplaza el pago del precio como si fuera una especie de crédito concedido por el vendedor al comprador.


Formalmente, las diferencias más notables entre ambos contratos son:


- Por un lado la compraventa a plazos es un contrato traslativo de la propiedad lo que quiere decir que en el momento de la perfección el comprador deviene dueño de la cosa. Esto no ocurre en el leasing en el que el deudor es un simple arrendatario.


- En el contrato de arrendamiento financiero los plazos no pueden ser inferiores a diez años algo que es perfectamente posible para el caso de la compraventa a plazos.


- El bien objeto de leasing debe ser usado para su explotación económica dejando la compraventa a plazos libertad al comprador para usar el bien como quiera.


- En la compraventa a plazos solo hay un negocio jurídico mientras que en el leasing hay dos: arrendamiento y, en su caso, opción de compra.


Sin perjuicio de lo anterior, al leasing le puede ser de aplicación la normativa sobre compraventa a plazos de bienes muebles en el caso de fraude.
¿Cuál sería la situación? Es común en la práctica la simulación de un negocio de arrendamiento financiero para encubrir una compraventa a plazos porque el primero es fiscalmente más beneficioso.

Das könnte Sie auch interessieren:
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa
Preguntas frecuentes sobre el Contrato de Compraventa
Comprar una casa
Derecho de opción
Todo lo que necesitas saber sobre el contrato de compraventa a plazos