Toggle sidebar

Bienes y Derechos de la Sociedad de Gananciales

.

 

Los activos de la sociedad de gananciales son todos aquellos bienes y derechos que pertenecen a la sociedad y no a alguno de los cónyuges privativamente. Estos bienes son propiedad pro indiviso de ambos cónyuges y cuando se disuelva la sociedad se repartirán a partes iguales entre ellos a no ser que en capitulaciones matrimoniales la pareja haya precisado otro porcentaje.

 

Son bienes gananciales los siguientes (art. 1347 CC):

 

1.)   Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges. Hace referencia a los rendimientos netos del trabajo (una vez descontados los gastos). Algunos ejemplos de supuestos dudosos son: la indemnización por despido es privativo, la indemnización por seguro de invalidez absoluta es ganancial, y la pensión de jubilación de los trabajadores autónomos es privativo.

 

2.)   Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales.

 

3.)   Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos.

4.)   Las empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación de la empresa o establecimiento concurren capital privativo y capital común, ésta pertenece pro indiviso a la sociedad de gananciales y al patrimonio privativo de los cónyuges en proporción a la aportación de cada uno.

  Los activos de la sociedad de gananciales son los bienes y derechos que pertenecen a la sociedad y no a alguno de los cónyuges privativamente. Estos bienes son propiedad pro indiviso de ambos cónyuges y cuando se disuelva la sociedad se repartirán a partes iguales entre ellos a no ser que en capitulaciones matrimoniales se haya precisado otro porcentaje.

 

Sin embargo, existen algunas reglas especiales que no entran dentro del régimen común, estas son:

 

-   Crédito a plazos que pertenece a uno sólo de los cónyuges: no serán gananciales las sumas que se cobren en los plazos vencidos durante el matrimonio.

 

-   El derecho de usufructo o de pensión, perteneciente a uno de los cónyuges, formará parte de sus bienes propios; pero los frutos, pensiones o intereses devengados durante el matrimonio serán gananciales.

 

-   En el caso de ampliaciones de capital social, las nuevas acciones u otros títulos o participaciones sociales suscritos (derecho de suscripción preferente) como consecuencia la titularidad de otros privativos serán también privativos. En el caso de que las acciones antiguas fueran privativas pero las nuevas se pagan con dinero ganancial, las nuevas acciones serán privativas y la sociedad tendrá un derecho de reembolso.

 

-   Los bienes donados o dejados en testamento a los cónyuges conjuntamente y sin especial designación de partes, constante la sociedad, se entenderán gananciales, siempre que la liberalidad fuere aceptada por ambos y el donante o testador no hubiere dispuesto lo contrario.

 

-   Las adquisiciones onerosas mediante pago aplazado:

 

a)   Los bienes comprados a plazos antes de la sociedad de gananciales por uno sólo de los cónyuges son privativos aunque después de constituida la sociedad se pague con dinero ganancial con la excepción de la vivienda familiar y el ajuar doméstico.

b)   Los bienes comprados a plazos por uno sólo de los cónyuges durante la sociedad de gananciales son gananciales si el primer plazo es ganancial incluso aunque los plazos restantes se paguen con dinero privativo. En cambio, si el primer plazo es privativo, el bien será privativo.

c)   Los bienes comprados a plazos por ambos cónyuges antes de la sociedad de gananciales son privativos aunque algunos plazos se paguen luego con dinero ganancial (art. 1357 CC).

 

-   En cuanto a las mejoras o incrementos patrimoniales tendrán el carácter correspondiente a los bienes a los que afecten. Si la mejora es sobre una cosa ganancial, ésta será también ganancial y al contrario si la cosa es privativa. Es importante distinguir el concepto de mejora del de gasto de lujo o recreo. La mejora es aquello que objetivamente sea necesario para la revalorización del bien y el gasto de lujo es aquello que excede de lo necesario para la revalorización del bien. Ejemplo: se realizan obras para la mejora del acceso en una finca privativa con dinero ganancial (30.000 euros). La sociedad de gananciales es acreedora de 30.000 euros y además, si al tiempo de la disolución de la sociedad o en el momento de enajenación del bien, se ha producido un incremento de valor como consecuencia de la mejora, ese incremento de valor también es de la sociedad de gananciales. En virtud del artículo 1360 CC, "las mismas reglas se aplicarán a los incrementos patrimoniales incorporados a una explotación, establecimiento mercantil u otro género de empresa".

 

En derecho de familia español existe el principio de equilibrio de los patrimonios que da lugar al derecho de reembolso. La aplicación práctica de este principio reside en que cuando se adquiere un bien privativo con caudal ganancial o un bien ganancial con caudal privativo, nace un derecho de reembolso a cargo del caudal respectivo.

 

En cuanto a la administración y los actos de disposición de los bienes gananciales la regla general es que en defecto de pacto en capitulaciones, corresponde conjuntamente a los cónyuges. En ciertos supuestos, cuando uno de los cónyuges se opone al acto de administración o de disposición el juez podrá suplirlo estimando lo que considere oportuno.

Das könnte Sie auch interessieren:
Preguntas frecuentes sobre el testamento